Actualizaciones en vivo: millones de personas esperan el oscuro camino del eclipse en todo el continente

Durante siglos, la gente ha clamado por vislumbrar eclipses solares. Desde astrónomos con equipos fotográficos personalizados hasta grupos apiñados con gafas especiales, este espectáculo ha cautivado la imaginación humana.

En 1860, Warren de la Rue capturó lo que muchas fuentes describen como la primera fotografía de un eclipse solar total. Lo tomó en Rivabellosa, España, con un instrumento conocido como Fotoheliógrafo de Kew. Esta combinación de telescopio y cámara fue construida específicamente para fotografiar el sol.

Crédito…Imágenes de Ann Ronan, vía Getty Images

Cuarenta años después, Nevil Maskelyne, un mago y entusiasta de la astronomía, filmó un eclipse solar total en Carolina del Norte. El metraje, sin embargo, se perdió y no se publicó hasta 2019, después de ser redescubierto en los archivos de la Royal Astronomical Society.

video

Vídeo de Nevil Maskelyne/BFI.CréditoCrédito…Nevil Maskelyne/BFI

Visión telescópica

Para los científicos y astrónomos, los eclipses ofrecen no sólo la oportunidad de observar la sombra de la Luna y observar la corona solar, sino también realizar observaciones que amplían sus estudios. Muchos observatorios o vecinos amigables con telescopios también ponen sus instrumentos a disposición del público durante los eclipses.

Fredrik Hjalmar Johansen, Fridtjof Nansen y Sigurd Scott Hansen observan un eclipse solar durante una expedición polar en 1894.

Mujeres del Wellesley College en Massachusetts y su profesor probaron el equipo antes de su viaje al eclipse (para «atrapar al viejo Sol en el acto», como lo llamó el artículo original del New York Times) en New London, Connecticut, en 1922.

Crédito…Los New York Times

Un grupo del Swarthmore College de Pensilvania viajó a Yerbaniz, México, en 1923, con telescopios y una cámara de 65 pies para observar la corona solar.

Crédito…Los New York Times

El Dr. J. J. Nassau, director del Observatorio Warner y Swasey de la Escuela Case de Ciencias Aplicadas de Cleveland, se preparó para viajar a Douglas Hill, Maine, para estudiar un eclipse en 1932. Para transportar el equipo del instituto utilizó un vagón de carga completo. necesario.

Crédito…Los New York Times

A mediados de los años 30, los visitantes observaron un eclipse solar en un observatorio de Berlín.

Crédito…Imagen, vía Getty Images

Una familia instaló dos telescopios en Bar Harbor, Maine, en 1963. Los dos niños colocaron rocas en la base para ayudar a estabilizarlos.

Crédito…Associated Press

Un astrónomo examinó el equipamiento para un eclipse en el desierto de Mauritania en junio de 1973. Atribuimos la elección del equipamiento al clima cálido.

Crédito…Jonathan Blair/Corbis, vía Getty Images

Luz indirecta

Si ves gente corriendo hacia tu parque local el lunes con trozos de papel o una caja de cartón en la cabeza, probablemente estén planeando reflejar o proyectar imágenes del eclipse solar en una superficie.

Cynthia Goulakos demostró una forma segura de observar un eclipse solar, utilizando dos trozos de cartón para crear un reflejo del sol en la sombra, en Lowell, Massachusetts, en 1970.

Crédito…Jospeh Dennehy/The Boston Globe, vía Getty Images

Otra opción popular es crear una cámara estenopeica. Esta mujer lo hizo en Central Park en 1963 utilizando un vaso de papel con un pequeño agujero en el fondo y una cámara réflex de doble lente.

Crédito…John Orris/New York Times

Los aficionados observaron un eclipse parcial, proyectado por un telescopio en una pantalla, desde lo alto del Empire State Building en 1967.

Crédito…Neal Boenzi/New York Times

De vuelta en Central Park en 1970, Irving Schwartz y su esposa reflejaron un eclipse en una hoja de papel mientras sostenían binoculares en el borde de un bote de basura.

Crédito…Eddie Hausner/New York Times

En 1979, los niños de Denver utilizaban cajas de cartón y trozos de papel con pequeños agujeritos para ver proyecciones de un eclipse parcial.

Crédito…Denver Post, vía Getty Images

Una multitud se reunió alrededor de un charco de agua teñida con tinta oscura, esperando que apareciera el reflejo de un eclipse solar, en Hanoi, Vietnam, en 1995.

Crédito…Hoang Dinh Nam/Agencia France-Presse — Getty Images

Mirar fijamente al sol (o cómo no quemarte la retina)

Los observadores de eclipses han utilizado varios métodos para proteger sus ojos a lo largo de los años, algunos más seguros que otros.

En 1927, unas mujeres se reunieron en la ventana de un edificio de Londres para contemplar un eclipse total a través de un cristal ahumado. Este método se popularizó en Francia en el siglo XVIII, pero perdió popularidad cuando los médicos comenzaron a escribir sobre niños cuya visión estaba dañada.

Crédito…HF Davis/Agencia de Noticias Topic, vía Getty Images

Otra tendencia fue utilizar una tira expuesta de película fotográfica, como se muestra a continuación en Sydney, Australia, en 1948 y en Turkana, Kenia, en 1963. Este método, también sugerido por el Times en 1979, desde entonces ha sido declarado inseguro.

Crédito…Norman Brown/Sydney Morning Herald, vía Getty Images
Crédito…Mohamed Amin/Cámara

Las gafas para eclipses solares son una forma popular y segura de ver el evento (si utiliza modelos que cumplan con las normas de seguridad internacionales). Ha habido varios estilos a lo largo de los años, incluidas estas grandes opciones portátiles que se encontraron en West Palm Beach, Florida, en 1979.

Crédito…El Palm Beach Bost, vía ZUMA

Padres e hijos observaron un eclipse parcial a través de sus gafas en Tokio en 1981.

Crédito…El Asahi Shimbun, vía Getty Images

En 1998 se utilizaron opciones más delgadas y coloridas en Nabusimake, Colombia.

Ricardo Mazalán/Associated Press

En Francia en 1999.

Crédito…Patrick Aventurier/Gamma-Rapho, vía Getty Images

Y en Irán e Inglaterra en 1999.

Crédito…Kaveh Kazemi/Getty Images
Crédito…Mirrorpix, vía Getty Images

¿Y la mejor forma de ver el eclipse? Con familiares y amigos en una fiesta de observación, como ésta en el Parque Nacional Isalo en Madagascar en 2001.

Crédito…Francois Lochon/Gamma-Rapho, vía Getty Images