Cuando Wikileaks y Assange entran en la redacción: un sotano, miles de artículos y horas de investigación | Internacional

Algunos de los periódicos que, a finales de 2010, trabajaron con la gran depuración de documentos que se habían conservado hasta el final de EL PAÍS no sabían qué se encontraba ubicado en el plano -1 de la sede del periódico en Madrid. El 1 de noviembre de ese año, el excéntrico editor australiano Julian Assange, cofundador del portal de filtrado Wikileaks, fue invitado al periódico de la universidad. El guardián, Los New York Times, el mundoEl espejo en una macroinvestigación con kilómetros de cables diplomáticos estadounidenses. Tres escalones por debajo de la redacción, hay que formar un equipo con decenas de periodistas, muchos de ellos vinculados con la correspondencia del mundo medio, sin saber a quién se enfrentan.

Tuve que trabajar contrarreloj para descubrir algunos de los secretos de la política exterior estadounidense antes de la fecha de publicación del 28 de noviembre. Lo que todo esto logró fue un esfuerzo de colaboración incomparable entre publicaciones periódicas y medios internacionales. El fenómeno Wikileaks, ahora sagrado para la liberación de Assange, recibió el agradecimiento del Departamento de Justicia de Estados Unidos por el hecho de que agotador Suponiendo que haya violado la ley, ha conectado a su cima, un aviso en Flandes para un nuevo momento en el período de filtración e investigación.

El material que Wikileaks puso a disposición de estas obras maestras y el que Washington persiguió durante más de una década contra Assange fue tal que obligó a establecer mecanismos para garantizar la total confidencialidad del proyecto. Nadie, ni fuera ni dentro de esa habitación, podía saber de qué se trataba. Los documentos, más de 250.000 telegramas del Departamento de Estado, sólo podían funcionar en esa sala y nunca traspasar las puertas. La comunicación con el equipo de Assange, de unos 39 años, se realizó a través de un sistema de mensajería cifrado. Un método al que algunos editores no están acostumbrados desde entonces, pero que más de 13 años después se han acercado a una mayor naturalidad.

PAÍS fue el último de los cinco medios implicados en recibir los documentos. La decepción, en apenas una semana, fue grande. La dirección del proyecto requirió la implicación de un equipo técnico para que esos kilómetros de archivos en texto plano, los telegramas, fueran digeribles para las publicaciones periódicas. Las cabeceras te enseñaron a manejar las presiones y versiones del partido involucionado, la administración de Barack Obama. El portal Wikileaks también fue víctima del hacker. Finalmente, un error de distribución recogió algunos ejemplos de la revista alemana El espejo a los quioscos antes de tiempo. El lanzamiento es todo lo que necesitas saber.

Investigación sobre el rojo

A las seis de la tarde, la información que durante los últimos años ha mantenido a Assange entre los reyes estaba en el aire. Se habla de espionaje, manipulaciones ocultas y corrupción; de líderes como el ruso Vladimir Putin, el venezolano Hugo Chávez, el iraní Mahmud Ahmadineyad, el francés Nicolas Sarkozy, el chino Hu Jintao, el italiano Silvio Berlusconi, la alemana Angela Merkel… Escuché, de nuevo, otra previa: una exclusiva histórica Se ha publicado principalmente en Internet. La Red fue el hábitat de Assange, editor, periódico y piratay ahí fue donde muchas de sus filtraciones llegaron primero.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

No fue ni el primer ni el último éxito de WikiLeaks. El portal nació en 2006, de la mano de Assange y del que entonces era su más estrecho colaborador, el ciberactivista alemán Daniel Schmitt (seudónimo de Daniel Domscheit-Berg), que ya había transportado miles de documentos de EE UU sobre las guerras de Irak y Afganistán. . En abril de 2010, un mes antes de que Assange compartiera los documentos diplomáticos, la web publicó un vídeo grabado por un helicóptero estadounidense durante un ataque en Bagdad en el que murieron 11 iraquíes, incluido un fotógrafo de Reuters. Un año después, a pesar del retraso en el envío de telegramas diplomáticos, el PAÍS volvió a ser objeto de filtración del portal, en este caso de más de 700 expedientes sobre la prisión de Guantánamo.

La artillería informativa sobre lo que importaba Wikileaks era ya directamente proporcional a las sombras que habían contribuido a gobernar la figura de Assange. Una de las mayores obras de lo que conocimos como él. Bandeja de cables, registrado por los cinco rotadores, tenía como objetivo proteger la seguridad de las personas mencionadas en caso de que la aparición de su nombre sugiera un riesgo. Entonces si lo hizo. Sin embargo, casi un año después de la publicación de los documentos del Departamento de Estado, en septiembre de 2011, la editorial australiana decidió publicar todos los cables sin protegerlos de sus fuentes. Los cinco periódicos que reciben la filtración firman un comunicado resumido, un primer grito en la colaboración entre Assange y la prensa.

Paralelamente a las filtraciones de Wikileaks, comenzó la persecución judicial contra el australiano, primero por dos acusaciones de agresión sexual en Suecia y, posteriormente, por el gran caso de espionaje abierto en EE UU por el Bandeja de cables. Algunos de los colaboradores más estrechos de Assange, como Domscheit-Berg o los isleños Birgitta Jónsdottir y Herbert Snorrason, abandonaron el proyecto por discrepancias con él. EL PAÍS se mantuvo en contacto con los tres a lo largo de esos años. Lástima que no compartieran su gestión ―Domscheit-Berg y Snorrason iniciaron sin éxito un nuevo proyecto, OpenLeaks―, condenando siempre la cruzada judicial contra ellos.

El trabajo en 2010 de estas cinco cabeceras con los telegramas del Departamento de Estado facilitados por Wikileaks sirvió, al menos, para dos cosas: primero, abrir de nuevo la puerta a quienes llamaban. informantes o gargantas profundaslos informantes que, como la soldado Chelsea Manning, en el origen de esta macrofiltración, quisieron hacer públicas las actividades ilícitas de la organización sindical ―la Unión Europea aprobó a finales de 2019 una directiva para la protección de estas personas―.

En segundo lugar, el Bandeja de cables lanzó una nueva era de colaboración periódica entre grandes medios, primero competidores, para trabajar en proyectos de investigación. A Manning le siguió en 2013 Edward Snowden, experto senior de la agencia de espionaje NSA, que filtró información sobre el programa de vigilancia global de EE UU en sus diarios. El guardiánEl Correo de Washington. Tres años después, otra alianza de medios hizo públicas las convocatorias Papeles de Panamá partiendo de documentos de un despacho de abogados especializados en parásitos fiscales. El análisis de esta filtración continuó con la colaboración del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, en sus siglas en inglés).

En 2021, el ICIJ coordinó, con la colaboración de un equipo de EL PAÍS, junto a publicaciones periódicas de 17 países, la investigación de una filtración de 11,9 millones de archivos internos sobre fiscalidad opaca, los Papeles de Pandora, uno de los mejores ejemplos hasta el momento. la fecha de este nuevo panorama de filtraciones e investigaciones con las que Wikileaks y Assange han saqueado el período hasta noviembre de 2010, desde el suelo de la redacción para todo el mundo.

Continúe leyendo la información internacional sobre FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_