Israel ha planeado una respuesta a Irán que conoce el apoyo de Estados Unidos | Internacional

Por segundo día consecutivo, el gabinete de guerra de Israel analizó durante horas cómo respondió al ataque iraní del sábado con más de 300 drones y misiles. Aunque no ha comunicado una decisión y volverá a reunirse con ellos el martes, ya tiene prevista una respuesta que puede pasar por la ayuda de Estados Unidos, después de que el presidente Joe Biden hiciera una señal al primer ministro Benjamín Netanyahu para que acatara el entusiasmo que supone la interceptación del 99% de los proyectiles, porque la respuesta militar prometida podría haber incendiado aún más zonas de la región. Mientras continúa suspendiendo la parte militar de la respuesta, se centra en declarar que Teherán está pagando a un diplomático valioso, en forma de nuevas sanciones contra su programa de misiles balísticos. Y, sobre todo, como ha dicho el Ministro de Asuntos Exteriores, Israel Katz, la Unión Europea ha declarado organización terrorista a la Guardia Revolucionaria, el ejército paralelo que comandó el primer ataque de Irán contra sus israelíes, en reacción al bombardeo ocurrido hace dos semanas en Damasco el seis miembros de la Guardia Revolucionaria.

Netanyahu dejó muy claro la semana pasada cuál sería el precio de un ataque directo contra territorio israelí: el equivalente en Irán. Se tomó una foto con un bombardero especializado en ataques a larga distancia y se enmendó día tras día. La conversación con Biden (y las informaciones sobre la coordinación previa de Teherán con sus vecinos y con Washington para limitar el ataque, que no causó muertos ni sólo daños materiales) parece haber frenado el ardor de la guerra.

Según el canal de televisión israelí 12, el gabinete de guerra ha debatido estas diferentes opciones, lo que supone en vísperas de una reacción «dolorosa», pero no ha desencadenado una guerra regional. Uno de ellos habría atacado instalaciones iraníes, pero intentando no provocar víctimas mortales. Netanyahu también llamó el martes a los principales líderes de la oposición, entre ellos el ex primer ministro israelí Yair Lapid, a negociar el máximo apoyo interno para los próximos pasos.

Mientras tanto, Israel intentó restablecer las instrucciones especiales de seguridad que se habían dado a la población poco antes del ataque y que inicialmente se habían extendido hasta la última hora del día. El Ministerio de Educación ha anunciado para este mes la renovación paulatina de la actividad educativa en colegios, escuelas infantiles y universidades de la mayor parte del país. También se relacionó con la prohibición de que más de un millón de personas se reunieran en público.

“Es hora de debilitar al régimen iraní, prohibir a la Guardia Revolucionaria como organización terrorista e imponer sanciones devastadoras al programa de misiles iraní”, transmitió Katz a sus homólogos británico, David Cameron, y francés, Stéphane Séjourné, en una conversación telefónica. después de unirse a su cuenta de Twitter. Cameron, que deberá visitar Israel con su llegada el miércoles, aludió estas lunas a estas posibles sanciones y también propuso que el G7 se reuniera de forma conjunta para «aumentar la presidencia» sobre Teherán, hasta el punto que lo definió como «el actor maligno en la región». El drogadicto Robert Wood, enviado adjunto de Estados Unidos ante la ONU, anunció una vez al Consejo de Seguridad que su país “explorará otras medicinas en los próximos días para hacer que Irán rinda cuentas”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Los esfuerzos diplomáticos ahora se centran en si la respuesta de Israel no provoca la gran escalada de guerra que teme la comunidad internacional. El presidente de Francia, uno de los países que colaboró ​​para frenar el ataque iraní, Emmanuel Macron, las ganó este lunes en una entrevista que implica la aprobación de nuevas críticas diplomáticas contra Teherán con sus esfuerzos por impedir que Israel bombardee Irán.

“Tenemos que convencer a Israel de que no fabrique un reactor defectuoso [al ataque iraní]», hasta el punto de aislar a Irán y convencer a los países de la región de que son un peligro, aumentar las sanciones, reforzar la presión sobre las actividades nucleares y encontrar un camino hacia la paz en la región», argumentó. Uno de los momentos más importantes para Israel es justo cuando Irán intenta lanzar armas nucleares que podrían cargar algunos misiles balísticos con lo que ya saben. Uno de los posibles puntos blancos que pesa sobre los expertos en los últimos años son precisamente las instalaciones iraníes de enriquecimiento de uranio que, según la versión de Teherán, tienen fines civiles. Occidente se desvía y es el motivo de algunas de las sanciones que pesan sobre Irán.

Desde Teherán, el mensaje que no se ha reiterado desde el inicio de su campaña militar contra territorio israelí es que llegará a su fin, mientras Israel no tenga que dar el golpe. “Irán no busca aumentar la tensión en la región”, afirmó el portavoz del ministro de Asuntos Exteriores, Naser Kananí, en una rueda de prensa en estas horas, en la que insistió en definir el ataque de su país como un “disuasivo”.

«Restricción»

La voluntad de adoptar nuevas sanciones contra Irán y la condena prácticamente única del ataque en Occidente son ya, sin embargo, la mano para pedir «contención» también en Israel. Incluidos sus principales valedores. El canciller alemán Olaf Scholz dijo que “también hay que ayudar a reducir la escala” [el conflicto]”, y en Estados Unidos el insta no respondió militarmente. El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, informó esta frase: “en las 36 horas posteriores al ataque, pudimos coordinar una respuesta diplomática para evitar una escalada. Fuerza y ​​sensación deben ser distintas de la misma cosa.»

El portavoz de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby, reiteró en una entrevista en CNN lo que Biden le dijo a Netanyahu el domingo. “Sólo porque Irán haya llevado a su cabeza este ataque anterior, que nos ha frustrado a nosotros, a nuestros israelíes y a nuestros otros socios, no significa que tengamos que aceptar una escalada constante en la región. Presidente [Biden] él no lo va a aceptar, para que las cosas se calmen”, dijo Kirby.

El primer ministro del Reino Unido, Rishi Sunak, también reivindicó «un conflicto con todas las partes» y anunció un llamamiento a Netanyahu para expresar su «solidaridad con Israel ante este nuevo ataque, y discutir cómo evitar una escalada». del conflicto”, dijo en un discurso ante la Cámara de los Comunes, informa desde Londres. Rafa de Miguel.

Las referencias a la creencia de que, de alguna manera, Israel e Irán estaban al mismo nivel simbólico son un recordatorio para el gobierno de Netanyahu. Quizás por hola, sus socios occidentales tienen mucho cuidado de acompañar sus peticiones de prudencia con diatribas contra el régimen de Teherán, al que tratan como a un Estado paria. Israel tiene mucho más que perder en términos diplomáticos que Irán, incluso más que su imagen internacional, ya erosionada por la guerra de Gaza, en la que han muerto unas 33.800 personas, según datos del Ministerio de Salud francés gobernado por Hamás.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_