La FCC vota para restablecer las reglas de neutralidad de la red

La Comisión Federal de Comunicaciones votó el jueves a favor de restablecer regulaciones que amplían el control gubernamental sobre los proveedores de banda ancha y tienen como objetivo proteger el acceso de los consumidores a Internet, una medida que reavivará una batalla de larga data por la Internet abierta.

Conocidas como neutralidad de la red, las regulaciones se implementaron por primera vez hace casi una década bajo la administración Obama y tienen como objetivo evitar que los proveedores de servicios de Internet como Verizon o Comcast bloqueen o limiten la prestación de servicios de competidores como Netflix y YouTube. Las reglas fueron derogadas durante el gobierno del expresidente Donald J. Trump y han demostrado ser un tema polémico a lo largo de los años, enfrentando a los gigantes tecnológicos con los proveedores de banda ancha.

En una votación de tres a dos según las líneas partidistas, la comisión de cinco miembros nombrada por el presidente Biden revivió las reglas que declaran la banda ancha como un servicio similar a una utilidad, regulado como los teléfonos y el agua. Las reglas también le dan a la FCC la capacidad de exigir a los proveedores de banda ancha que informen y respondan a las interrupciones, así como ampliar la supervisión de la agencia sobre los problemas de seguridad de los proveedores.

La presidenta de la FCC, Jessica Rosenworcel, una demócrata, dijo que las reglas reflejan la importancia de Internet de alta velocidad como el principal modo de comunicación para muchos estadounidenses.

«Todos los consumidores merecen un acceso a Internet que sea rápido, abierto y equitativo», afirmó Rosenworcel. «Esto es sentido común».

Se espera que los proveedores de banda ancha presenten demandas para revocar las reglas restablecidas.

«Esto no es un problema para los consumidores de banda ancha, que han disfrutado de una Internet abierta durante décadas», dijo Jonathan Spalter, presidente del grupo de defensa de la banda ancha USTelecom. La organización dijo que «buscará todas las opciones disponibles, incluso en los tribunales».

En una carta enviada a Rosenworcel a principios de esta semana, decenas de importantes legisladores republicanos advirtieron que regular a los proveedores de banda ancha como si fueran servicios públicos perjudicaría el crecimiento de la industria de las telecomunicaciones.

El objetivo principal de la normativa es evitar que los proveedores de servicios de Internet controlen la calidad de la experiencia del consumidor cuando visita sitios web y accede a servicios en línea. Cuando se establecieron las reglas por primera vez, Google, Netflix y otros servicios en línea advirtieron que los proveedores de banda ancha tenían incentivos para ralentizar o bloquear el acceso a sus servicios. Los grupos de consumidores y de libertad de expresión apoyaron esta opinión.

Ha habido pocos ejemplos de sitios bloqueados o ralentizados, lo que, según los defensores de la neutralidad de la red, se debe en gran medida al temor de que las empresas invitarían a un escrutinio si lo hicieran. Y los opositores dicen que las reglas podrían llevar a una mayor e innecesaria supervisión gubernamental de la industria.

«Internet en Estados Unidos ha prosperado en ausencia de la regulación gubernamental de mando y control de la década de 1930», dijo Brendan Carr, comisionado republicano.

Hace diez años, posibles nuevas regulaciones provocaron estridentes manifestaciones. En ese momento, las empresas de telecomunicaciones estaban perdiendo negocios debido a los servicios de transmisión en línea. Sitios como Facebook, Google y Amazon temían verse obligados a pagar a las empresas de telecomunicaciones para que prestaran mejor sus servicios.

Durante la administración Trump, la FCC restableció la neutralidad de la red. Los legisladores republicanos y los comisionados de la FCC objetaron que las reglas eran innecesarias y que el gobierno se estaba extralimitando.

Los demócratas han argumentado que son fundamentales para la protección del consumidor. Ante la falta de regulaciones federales, varios estados, incluidos California y Washington, han creado sus propias leyes de neutralidad de la red.