Periodistas de la Rai se levantan contra ‘Telemeloni’ | Internacional

Roma se celebraba cada día con una tarjeta azul que mostraba una caricatura de la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, y un brazo levantado dotando al saludo romano. “Apaga Rai [la principal cadena pública italiana de televisión]»¿Sabes que el fascismo está aquí?». Es una muestra mayor del mal que corre por las plataformas donde se produce información pública, reconocida, según sus propios periodistas, por el Gobierno. “Nunca habíamos visto una situación como esta. En la época de Berlusconi no había dudas. La censura se produce a diario”, explica Enrica Agostini, veterana de Rai News 24, el canal público de información continua. En el pasado lunar, la mayoría de los empleados decidieron marcharse al desierto en una protesta solitaria que algunas ramas del organismo público lograron gracias al boicot de un señalado niño vinculado a la derecha que la dirección acaba de crear. El próximo 16 de mayo los periódicos quieren subir a la calle de Roma para denunciar «la amenaza a la libertad de prensa que constituye el Gobierno de Meloni».

El cambio de paradigma, denunciado por los periódicos Rai consultados por este periódico, fue más agresivo que en cualquiera de las épocas anteriores. Los empleados se preguntan que no hay espacio plural en la cadencia y que el menú sufre presiones para enfocar su información de una forma distinta. La lucha por el control de los medios de comunicación en Italia no es nueva y alcanzó su punto máximo con Silvio Berlusconi en el poder, propietario de Mediaset. Sin embargo, incluso entonces, las cadencias públicas se dividían en particiones donde se las conocía como subdivisión, una página de distribución histórica de los canales, nacida en la época de la Democracia Cristiana y el Partido Comunista. Oye, si quejan, ese pacto no existe y todo el flujo de comunicación pública está dominado por la relación con la ley. “Si lo convirtió Telemelonesy es algo sumamente desalentador que comienza desde que entras por la puerta hasta que pronuncias la pieza en lo que ha funcionado”, reseña el periódico TG1 que pide el anonimato para hablar del tema.

Agostini, que pertenece al sindicato de alcaldes, habla abiertamente de lo que considera casos de censura. “En política la censura se impone todos los días. Revisa las palabras que podemos usar en las partes. Soy una persona resistente, llevo muchos años aquí y tengo carnet sindical: conmigo van con más cariño. Pero lo hace con todos y es algo que pasa todos los días. La gente retira la firma de las piezas porque sólo emite propaganda. Llevo 20 años informando sobre política, nunca lo hemos tenido así, nunca hemos ocultado noticias. Sí, es ridículo, porque suben a otro sitio y la gente sabe lo que estamos haciendo”, señalo por teléfono. “Cuando manipulas tus noticias, pretendes negociarlas contigo, claramente. Cuando escribo sobre el salario mínimo, por ejemplo, digo que el gobierno ha tenido éxito con la idea. Mi jefe me dijo: «esto parece un juicio personal». Protestó que era simplemente la realidad. Pero la queja, en mi caso, por ejemplo, es que no me dedico a seguir las presunciones del Gobierno. Y algunos de nosotros no podemos escribir sobre ello”, insiste.

Roberto Sergio es el nuevo director general, presumiblemente sólo hasta el final del mandato de un año otorgado a su predecesor y podrá nombrar a Giampaolo Rossi, hombre de confianza de la primera ministra. Cuando recibí el envío envió una carta a los empleados diciendo que tenía que crear un nuevo “contar historias de la NACION.» Es decir, otra narrativa, otra manera de contar la historia. Un mensaje claro del cambio de rumble.

Rossi, que actualmente es director general con la esperanza de iniciar un mandato completo dentro de un año, también tiene mucho peso, y no es un perfil cualquiera. Es uno de los organizadores de Atreju, el congreso cultural de los Hermanos de Italia, profundamente ideológico, trabajado intelectualmente y por tendencias innocultables. filoputinianas. Rossi representa mejor que nadie está dispuesto a construir una relación entre Italia y el mundo que encaje dentro del perímetro ideológico de la derecha. Se unieron de la mano de otros dos personajes muy conocidos: Paolo Corsini y Angelo Mellone (periodista y comentarista de este espectro ideológico).

Un escándalo de mayo

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Ex contar historias de la nación, que la ley considera minada desde hace muchos años por la inquietud de las plataformas y la industria cultural, no se aprueba porque el primer ministro puede recibir críticas de los intelectuales en la antena. Y este fue el caso cuando hice estallar todas las protestas. Fa tres semanas, el programa Rai 3 Que sera que presenta Serena Bertone ha dedicado un monólogo al escritor Antonio Scurati para recordar el 25 de abril, Día de la Liberación del fascismo italiano. Scurati, autora de los tres volúmenes de la temblorosa biografía de Mussolini, escribió un texto histórico, pero crítico con el gobierno de Meloni y con ella misma (decidió, entre otras cosas, que Meloni procede de una cultura «neofascista» y que su ejecutivo no estaba resuelto de los crímenes cometidos durante el régimen de Mussolini). Cuando el documento pasó la revisión de la dirección, sin ninguna explicación, el contrato fue cancelado. El escándalo fue mayúsculo y hasta que intervino Meloni para decidir que debía pagar una suma de dinero, que superaba lo que le debía pagar a Scurati (1.500 euros brutos).

Bertone leyó el monólogo del programa y denunció la situación. Y por ello Rai abrió un expediente disciplinario y prefirió declinar la posibilidad de hablar con este periódico. Sin embargo, las fuentes intentan asegurar que la excusa del dinero pagado por la Rai no se sostiene porque son las tarifas habituales. Daniel Macheda, secretario de Usigrai, sindicato de trabajadores, denuncia en este periódico la política de represión que está utilizando la cadencia con voces críticas. “Lo que está sucediendo, incluido el anuncio de la apertura del procedimiento disciplinario contra Serena Bortone, no ha hecho más que empeorar la situación. Estamos viendo algo que veremos venir poco a poco y que es inquietante. De Scurati, por ejemplo, no se habría podido solucionar con un expediente disciplinario. No aclares lo que pasó y sólo acusa a tu colega”, señala.

La dirección de la cadencia era crear un nuevo sindicato completamente minoritario y adherirse ideológicamente al derecho a prepararse para la batalla. El Gobierno considera que las posturas en materia de derechos humanos han estado marginadas durante años y que es hora de abordar esa situación. Incluso si se abrió un juego interno que arruinó el prestigio de la cadena. Macheda asegura que no se entiende “qué equilibrio hablan”. “Nunca había visto nada igual. La Rai siempre ha mantenido una implicación partidista, siempre la ha denunciado como sindicato. Y lo seguimos haciéndonos nosotros mismos. Pero la presencia de los partidos siempre había estado bien distribuida. Oye, no es así. El otro día fueron 46 minutos del discurso de Meloni, con aplausos incluidos. ¡Estamos en campaña electoral!”, protesta.

El problema de la Rai se resume en varias operaciones dirigidas por el Ejecutivo para ampliar el espectro de los medios finos. El último caso es el de la posible venta de Agi, la segunda agencia de noticias del país, miembro de La Liga. Antonio Angelucci, el parlamentario con más abstenciones, con más casos de inconsistencia en las sesiones (99% de los casos), es un empresario sanitario que, además, coloca tres periódicos vinculados a la ley. Actualmente, la agencia es propiedad de la empresa energética Eni (propiedad del Estado en un 35%). Usted lo dice, el Ministro de Economía es el alcalde de la empresa, que tendrá que decidir sobre la venta de una información italiana clave a un parlamentario de la Liga, como ya lo ha demostrado con el crecimiento de su investigación con Meloni en la información de sus medios. De consumarse la operación, creada por los sindicatos de periódicos del país, el Gobierno habría acumulado una influencia mediática sin precedentes.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_